El mejoramiento del estado nutricional y de salud es garantizado a través del monitoreo individual y por la implementación de planes de formación teórico-prácticos dirigidos a las Madres Comunitarias y Padres de Familia enfocándolos directamente hacia el crecimiento físico de los niños, y con el apoyo permanente de jornadas especiales de salud y nutrición.